Multimedia

Las actividades que se promueven desde el Instituto de Estudios Almerienses incluyen entre su amplia variedad temática trabajos de temática almeriense o de creación literaria o artística de autores vinculados con la provincia, en formato audiovisual y que desde esta sección se ponen a disposición de los usuarios para su consulta y visualización.

Clemente Gerez

Durante los últimos cuarenta años, Clemente Gerez, el maestro de la luz del levante almeriense, ha retratado a través de su pintura, única en el mundo, el hoy y el ayer de una tierra carcomida por el sol, la mar y la calima. Su obra, fruto de un trabajo sin igual con la espátula y la materia sobre el lienzo, ha recorrido medio mundo y se ha expuesto en las más importantes salas de arte de ciudades como Londres, Nueva York y Tokio. Sin embargo, Clemente Gerez es un hombre de su tierra, se nutre de los colores de Garrucha y respira en sintonía con ellos, estos le hablan y se comunican con su espectador gracias a un sentimiento de melancolía y sencillez en la que vive este singular pintor, cuya existencia es el resultado de esa vida contemplativa a la que el espectador consigue acceder a través de su arte.

  

Enciclopedia Audiovisual del folclore almeriense

El latido de un pueblo

Las canciones y danzas tradicionales no son sino el latido del pueblo. Son los chopos que en hilera marcan veredas que nos permiten vivir sin extraviarnos. El folclore nos recuerda quiénes somos y desde dónde venimos, dos de las grandes preguntas que nos hacemos los hombres desde la alborada de los siglos y que nos permiten aventurar la solución de una tercera: hacia dónde vamos. En un tiempo veloz y feroz como el que habitamos, más aún que aconsejable, resulta necesario mirar hacia atrás, que es, también, hacerlo hacia dentro de nosotros mismos. Somos protagonistas, constructos y sujetos de la historia y, por tanto, conocerla nunca supone retroceder ni pérdida de tiempo alguna, sino todo lo contario. Penetrar en ella es aprendernos también, sabernos, descifrar e interpretar nuestro yo, ese gran desconocido, el pasajero que siempre nos acompaña y sobre quien tanto ignoramos.

La música y su traducción física en ese otro arte que llamamos danza, es diccionario eficaz, esencial, con una fecha de caducidad que hemos de burlar por medio de su registro. La tradición y la costumbre hechas música y baile son tesoros comunes que no pertenecen a quien las ejecuta ni, mucho menos, a quien las disfruta como espectador en el presente. Son un legado constante y trascendente que no debemos hurtar a las generaciones que nos sucedan. Así, grabar y divulgar nuestro folclore, mucho más que un proyecto a realizar, es una obligación genealógica con el futuro de una especie que denominamos humana.